• AChemS Education Corner

Tu nariz, la gran detective


Colaboradora: Géraldine Coppin, Universidad de Ginebra, Ginebra, Suiza

Destinatarios: mayores de 6 años.

Meta(s): Esta actividad te demuestra como el “sabor” es una percepción multisensorial (y que los “gustos” se refieren únicamente a sensaciones de dulce, agrio/ácido, salado, amargo y umami). Además, esta actividad puede ser útil para introducir los conceptos de olfato retronasal y ortonasal.

Materiales:
  • Un caramelo o cualquier alimento relevante en tu cultura.
  • Broches para taparse la nariz (o simplemente se puede apretar la nariz con los dedos si no tienes broches).
Pasos:
  • Pon el broche en la nariz del participante (al realizar esta actividad con niños, hazla como parte de un juego);
  • Pide al participante que cierre sus ojos e indícale que pondrás algo de comida en su boca y que deberá adivinar de qué se trata;
  • Luego, pídele que abra su boca, y con sus ojos cerrados, ponle el caramelo en la boca;
  • A continuación, dile que por el momento puede masticar pero no tragar el caramelo. Pregúntale lo que percibe y que gusto tiene. Es probable que diga dulce (y tal vez agrio/ácido, dependiendo del caramelo que se utilice), pero nada más;
  • Por último, retira con cuidado el broche de su nariz (o pídele que deje de apretar su nariz con sus dedos), y pide al participante que describa nuevamente que gusto tiene y que adivine lo que tiene en su boca. Esta vez, es probable que adivine correctamente el sabor, y tal vez reconozca el objeto (si se trata de un caramelo, tal vez, el caramelo que es, etc.).
¿Qué aprendimos hoy? Sin poder oler (o sin el sentido del olfato para ser más precisos), lo que comemos y bebemos simplemente tiene un gusto, pero no un sabor.

Si deseas leer más sobre este tema busca este artículo científico:
Rozin, P. (1982). “Taste-smell confusions” and the duality of the olfactory sense. Attention, Perception, & Psychophysics, 31(4), 397-401.